MIRANDA DO DOURO III: CAPELA DE SANTA CRUZ

Imprescindible es la visita al centro histórico de Miranda, emplazado en la punta más elevada de la ciudad, accediéndose según se deja el Estalagem Santa Catarina a la derecha, atravesando una glorieta y girando a la izquierda por la Avenida Aranda do Douro, cuesta arriba, que nos conduce a la parte antigua.

Sobrepasando ya las murallas, la calle principal (Rua Mouzinho de Albuquerque) comienza a descender, entrando en la zona comercial, de tiendas y restaurantes. A pocos metros a la derecha, nos encontramos esta Capela de Santa Cruz, edificada entre los siglos XVII y XVIII:

Durante la Edad Media, las cofradías de la Santa Cruz tenían el piadoso ejercicio de enterrar a los difuntos. Y, a pesar de la aparición de las Misericordias, que las van sustituyendo en aquel encargo pio, a partir de finales del siglo XV, la Casa de Santa Cruz de Miranda consigue mantenerse como una cofradía muy dinámica, mereciendo indulgencias del papa Sisto V, en 1589. La capilla del siglo XVII fue completamente reformada en el siguiente siglo, según nos indica la fecha grabada por encima de la cúspide del frontón, que, en su pureza geométrica, habla el lenguaje neoclásico, con ligeras sílabas de barroco.

En su interior se puede ver un cuadro del siglo XVIII sobre el “Descubrimiento de la Santa Cruz” de Damião Bustamante:

En los 2 laterales de la nave y junto al arco triunfal se abrieron 2 arcos solios, del siglo XVIII, uno con la imagen del “Senhor da Cana” o “Cristo coroado de espinhos”, del lado de la Epístola… (aquí lo vemos en carne viva, otras veces esta tapado con una túnica roja):

…y otro arco del lado del evangelio con el retablo del “Senhor dos Passos“, ya del estilo Rocaille. Esta es la talla más elegante de la capilla:

En último lugar, a resaltar este Menino Jesus sujetando un orbe:

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MIRANDA DO DOURO II: CRUCEROS AMBIENTALES

Como el anterior post estaba dedicado a la “Bola Doce Mirandesa”, es mejor proseguir la visita en Miranda do Douro desde los inicios. Pasado el puesto fronterizo, a pocos metros nos encontramos la presa, construida en 1961, que posibilitó el renacimiento de la ciudad, gracias al intercambio comercial con Castilla y León, que aunque esté actualmente menos activo, la zona constituye un potencial por su atractivo turístico.

Una vez que atravesamos la presa, del lado portugués, subimos una cuesta pronunciada, y a la derecha esta el desvio para el parking gratuito para los turistas que desean disfrutar del crucero ambiental.

Para una información detallada sobre estos cruceros, tenemos la siguiente web (https://www.europarques.com/extranet/default.asp), donde se comunican las tarifas, horarios,… y un apartado para reserva de entradas. Se parte desde un embarcadero ubicado a pocos metros de la presa, siguiendo aguas arriba hasta el Valle del Águila, regresando al punto de origen, 1 hora de recorrido aproximada. La otra media hora se reserva para una degustación de vinos de oporto y una exhibición didáctica con un búho real…

La vista desde el embarcadero:

Varias instantaneas del Cañón del rio Duero, uno de los tramos donde el rio ha ido excavando más hondo su cauce:

Por último, disfrutamos de una demostración de cetrería con un búho real, al que permiten posarse en uno de los brazos de algún turista voluntario que tambén le alimenta con un pedazo de carne, aunque esta vez no pudo ser porque estaba particularmente rebelde y no atendia razones, al final nos espera una cata de vino de Oporto en unos pequeños barriletes que colocan a la orilla del embarcadero: 

Ya saliendo del crucero, podemos visualizar mejores perspectivas desde los distintos miradores ubicados en la cima de la ciudad, uno de ellos bien importante es el de la terraza del Estalagem de Santa Catarina, pero este otro es igualmente destacable desde la parte lateral de la Plaza de la Catedral, donde se aprecian mejor los desfiladeros que circundan al Duero…:

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

A BOLA DOCE MIRANDESA

Leyendo el apartado de “repostería” de la Guia de Miranda do Douro, no podía dejar pasar por alto este postre tan peculiar con profundos orígenes en una historia de confrontación entre religiones. Hablo de “A BOLA DOCE MIRANDESA“:

Si la conocida “posta mirandesa” viene desde hace mucho causando sensación, en los parajes más remotos, la fama de nuestra ternera blanda y húmeda, engordada en los prados naturales de los cercados de la meseta, la “bola doce mirandesa” (empanada dulce), aunque parte un poco más atrasada como embajadora de nuestra Tierra, no da menos placer al cielo bucal y bienestar a los pliegues fofos del estómago…

Mientras la primera llegó a la ciudad, procedente del campo, donde se hizo adulta en las ferias de ganado, la segunda es una creación urbana, preparada, cocida y degustada dentro de las murallas de la primera capital diocesana de Trás-os-Montes.

Este ex libris palatal comenzó por ser la mistificación o logro cuaresmal de los judíos convertidos al cristianismo. En verdad, mientras los cristianos que nunca fueron judíos tenían que pasar, para ganar el descanso eterno del alma, por una abstinencia mortificante del cerdo, durante los 40 días de la Cuaresma — pero se desquitaban después con el “folar” (pan o torta grande y dulce), hinchado de carne ahumada joven y viejo jamón serrano, a partir del Domingo de Pascua — los nuevos cristianos, convertidos a la fuerza, no podían, ni siquiera mentalmente, hincar el diente al cerdo. ¡Incluso sus derivados, bien tostados durante 2 semanas de ahumadero sobre la lumbre de la cocina, no entraban en la imbatible fortaleza palatal judaica!…

Pero, viviendo en la Capital de la Diócesis, ciudad muy oprimida, donde en cada esquina, se agitarían los pliegues negros de una sotana, ante la más mínima sospecha contra la regla general, que imponia el “folar”, donde el cerdo era el señor absoluto, podrían conferir despacho sumario para las llamas de la inquisición de Coimbra. La “bola” (empanada), donde el azúcar y la canela sustituían al cerdo, eran así el salvoconducto gastronómico de los judíos conversos, los cuales, habiendo sido bautizados a la fuerza, continuaban tan judíos como antiguamente.

Circunscribiéndose inicialmente al reducido grupo de judíos conversos, que así engañaban a los esbirros del Santo Oficio de la ciudad episcopal, la “bola doce” fue contaminando a los propios “cristianos viejos”, que, aunque continuaron siendo amigos del cerdo, acabaron también por hincar el diente con placer a la canela. Y, como pasaba a ser otra época, esta pieza de gastronomía clandestina del pasado acumuló privilegios de emancipación, en el transcurso de generaciones, que la fueron perfeccionando y renovando por sucesivas experiencias, en la boca del horno, bien calentito…

De entre las diversas vituallas que la componen, dos se asumen como los medios de evaluar el producto final. Su color, de paleta de pintor, amarillo muy vivo, debe denunciar la matriz genética de los huevos, que las gallinas ponedoras, al picotear en la era y en la finca pequeña y amurallada, dejaban en el cesto, con fondo de paja, en un rincón de la escena. La canela, de cuyo paso por la aduana de la ciudad, hay noticias desde el final del siglo XVIII, siendo la especia que le da vida, ha de caer sobre la masa, en polvoreamientos compactos, antes de asentar la “bola” sobre los ladrillos del horno, quemados por el roble y la encina, que se ejercitarían durante el estiaje sobre las tejas del corralón…

Texto extraido y traducido de: “Guia do Concelho de Miranda do Douro”.
Fotografia tomada de: “Martins & Brandão, Lda.” (http://www.confeitaria3condes.com/)
 
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

TAVIRA

Tavira requiere una visita más profunda. Poco más de 2 días no alcanzan para conocer su vasto patrimonio histórico-artístico (ermitas, conventos y 14 iglesias, muchas revestidas de cal, que tras el terremoto lisboeta de 1755 fueron restauradas con elementos barrocos o neoclasicistas) y natural (5 playas, salinas, estuario, bosque da Conceição o la poza o playa fluvial del Pego do Inferno). Aquí esbozo unos breves retazos comentados en cada foto…

El “aldeamento” o complejo de apartamentos Pedras d’el Rei se encuentra apartado de Tavira a poco más de 5 kilómetros. Es óptimo si lo que se busca es calma, estar retirado del bullicio. Cuenta con varios establecimientos que lo convierten en una pequeña aldea (cervecería, restaurante, piano bar, supermercado, hamburguesería, heladería, quiosco, bar, campo de tenis, piscina, pastelería,…) Son 400 apartamentos y a la hora de coger la llave en recepción te dan un plano señalando la ubicación de tu apartamento en concreto. En la fachada de la Recepción tenemos el mapa del aldeamento Pedras d’el Rei, compuesto por azulejos:

Casi todos los apartamentos disponen de sus terrazas ajardinadas:

De camino a la piscina, pegando a ella se encuentra este graderio, simulando la forma de un anfiteatro:

La piscina del complejo, bastante bien cuidada, con el agua limpia y con varias tumbonas alrededor:

Desde Pedras d’el Rei la playa más cercana es “Praia do Barril”, andando se recorre en 20 minutos, y lo primero que se atraviesa es la Ria Formosa por un pequeño puente de madera. Aquí llegamos a la parada de un pequeño tren que salva el paseo hasta Praia do Barril y que es gratuito si somos huéspedes del apartamento acreditándolo con una tarjeta azul que nos dan en recepción. La velocidad de la máquina es lenta, así se puede disfrutar más de las vistas de la ria:

Entre unos establecimientos comerciales y la propia praia do Barril, destaca este Cemitério das Âncoras o Cementerio de Anclas:

En la playa existen varias facilidades como restaurantes, snack bar, kioscos, terrazas, alquiler de sombrillas y hamacas, club náutico,…:

Ya en Tavira, al lado del rio Gilão, está este templete o kiosco del jardín do Coreto. Fabricado en la ciudad de Porto, llega a Tavira, por vía marítima, en 1890. Está situado en el corazón del jardín, siendo testigo de la denominada “arquitectura de hierro” ochocentista:

Ermita de Nossa Senhora do Livramento, levantada en 1708, aunque con pórtico del siglo XIX:
 
 
Igreja da Misericórdia. Es la más destacable construcción renacentista del Algarve. Su autor es Andre Pilarte quien la erigió entre 1541 y 1551, después de haber participado en el Monasterio dos Jerónimos:
 
 
El escudo de armas de Tavira enclavado en la fachada del ayuntamiento. El escudo nacional está mutilado, con los escudillos picados, vandalismo cometido por los franceses cuando dominaron estas tierras en 1808:
 
 
Monumento conmemorativo de la lucha por la independencia de Portugal (1385), al inicio del puente romano sobre el rio Gilão:
 
 
Tavira tiene muchas viviendas de azulejos que me llamaron la atención, a pesar de estar un poco deterioradas:
 
 
 
 
 
 
Iglesia Matriz de Santiago. Una de las iglesias más antiguas de Tavira, data de la 2ª mitad del siglo XIII, poco después de la toma de la ciudad a los moros:
 
 
Blasón de Santiago matamoros en la Iglesia Matriz de Santiago:
 
 
Torre reloj de la Iglesia Matriz de Santiago:
 
 
Detalle del pórtico de la Iglesia Matriz de Santa Maria do Castelo. Uno de los pocos restos góticos que conserva esta iglesia neoclásica:
 
 
Antiguo Convento de Nossa Senhora da Graça. La fachada barroca que vemos actualmente se restauró en 1759. Recientemente pasó a formar parte de la Red de Pousadas de Portugal y desde 2006 es una Pousada o Parador de Turismo:
 
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

GNR: SANGUE OCULTO (1992)

Aí vai uma rara dose de pop-rock ibérico. Poucas são as vezes que podemos ouvir os idiomas castelhano e português tão fusionados como nesta ocasião. É uma peça do lp “Rock in Rio Douro” (1992) dos tripeiros GNR (Grupo Novo Rock), com o envolvimento de Javier Andréu da banda LA FRONTERA. A gravação do teledisco decorre numa adega, quiçá para que a cor vermelha sangue do vinho condiga com o título da canção:

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

DULCE PONTES: CANÇÃO DO MAR (1993)

Muita gente já conhece o tema, mas se calhar não têm visto o teledisco oficial. O início é hipnotizador com o resplendor do farol a girar e essa intro árabe. Talvez é a canção portuguesa mais conhecida fora de Portugal, tem sido continuamente versionada como por exemplo Sarah Brightman, Chayanne, Julio Iglesias, Chenoa,… mas a original foi cantada por Amália Rodrigues no 1955… …mas a que mais popularidade tem ganhado é possivelmente esta de Dulce. Faz parte da b.s.o. “A raiz do medo”, e foi um dos própios protagonistas do filme, Richard Gere, quem solicitou que fora inclusa esta peça:

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CORTO Y CAMBIO (SINTRA)

No es un “corto y cierro” definitivo, pues la villa, sierra, playas y acantilados de los alrededores me atraen lo suficiente para hacer más visitas en profundidad. Al oscurecer, antes de llegar a la estación de tren, me encontré con este singular edificio del Ayuntamiento de Sintra, que me recordó las construcciones de fantasia de Antonio Gaudí. Fue construido entre 1906 y 1909 con arreglo al diseño de Adâes Bermudes. Reemplazó a la antigua Capilla de San Sebastián, demolida durante los primeros años del siglo XX. Sus principales características son las ventanas neo-manuelinas y la torre del reloj con almenas. La torre del edificio realmente llama la atención con sus azulejos vidriados que representan el escudo de armas portugués y la cruz cristiana. Hay una esfera armilar coronando la torre. El estilo arquitectónico es neogótico y manuelino:

Como colofón, una pequeña sugerencia gastronómica (y es que visitar toda la villa a la velocidad del rayo te impide comer en condiciones), lo más típico de la zona son las queijadas de Sintra, su postre por excelencia que te lo encontrarás diseminado por todos sus comercios… son tartillas de queso de cabra, almíbar y canela, aunque estos últimos ingredientes son opcionales, como vemos en la siguiente receta no están presentes (http://www.gastronomias.com/doces/doce0191.htm). Este paquete lo cogí en una cafetería que quedaba casi al lado de la estación de tren:

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario